Tostones y mariquitas

Comparte esta receta:

o solamente copia y comparte este url

Ingredientes

3 plátano verde
aceite vegetal
al gusto sal

Tostones y mariquitas

Cocina:
  • 20 minutos
  • 4 personas
  • Fácil

Ingredientes

Sobre esta receta

Tostones y mariquitas, una delicia cubana.

Detrás de este nombre tan divertido de tostones y mariquitas no hay más que un par de riquísimos snacks que se hacen con plátano verde de freír, el que también se conoce como plátano macho. Son esos plátanos grandotes, duros y de color verdoso que cada vez son más frecuentes en las fruterías.

Son típicos en algunos países de Latinoamérica y, aunque según el país reciben nombres distintos, yo siempre los he conocido como tostones y mariquitas, que son los nombres que les dan en Cuba al plátano frito a puñetazos (tostones) y a las chips de plátano macho (mariquitas).  Una curiosidad: en México los hacen finos y alargados y los comen con leche condensada.

 

Pasos

1
Listo

Mariquitas

Para hacer las mariquitas ponemos a calentar el aceite e una sartén o freidora a fuego medio-alto y vamos echando las láminas de plátano en pocas cantidades para que no se amontonen y no baje la temperatura del aceite. Cuando estén doradas las sacamos y las dejamos sobre papel absorbente. Salamos al gusto y servimos.

2
Listo

Tostones

Para los tostones necesitamos rodajas de un centímetro y para las mariquitas necesitamos lonchas finísimas que lo mejor es cortarlas con una mandolina. Personalmente me resulta más fácil pelar este tipo de plátanos una vez cortados, pues la cáscara está muy adherida y resulta difícil pelarlo de la manera tradicional.

3
Listo

Para hacer los tostones, freímos las rodajas de plátano a fuego medio-alto hasta que se doren por los dos lados. Las sacamos del aceite y las dejamos sobre papel absorbente.

4
Listo

Y ahora viene la parte divertida, vamos tapando cada rodaja con un trozo de papel de cocina doblado para no quemarnos y las aplastamos dando un golpe con el puño cerrado de ahí lo de freír a
puñetazos, aunque ya existen dispositivos para aplastarlos sin necesidad de hacerlo así.

5
Listo

Subimos el fuego al máximo y volvemos a freír las rodajas aplastadas hasta que queden los bordes bien dorados y crujientes. Retiramos a un papel absorbente y salamos al gusto. Se pueden servir como picoteo y lo habitual es servirlos como guarnición del arroz con picadillo y de muchos otros platos cubanos, pero a mí me gustan hasta con ensalada.

anterior
Gratinado de carne Picada y Papas (Hachis Parmentier)
siguiente
Ensalada del pastor

Deja un comentario