Sopa Castellana de ajo

Comparte esta receta:

o solamente copia y comparte este url

Ingredientes

1/2 hogaza de pan del día anterior
1 cabeza de ajos
2 litros de Agua
1 cucharadita de pimentón dulce
1 huevo de codorniz por cada comensal
80 gramos de jamón serrano en tacos
1 huevo
aceite de oliva
al gusto sal

Sopa Castellana de ajo

  • 45 minutos
  • 4 personas
  • Moderada

Ingredientes

Sobre esta receta

Hay personas alas que les hace mucha gracia que guarden el pan duro.  Seguro que cambiaron de opinión después que probaron la sopa de ajo.

La sopa castellana de ajo es un manjar de dioses, receta de aprovechamiento de los tiempos en que un trozo de pan blanco era un privilegio no al alcance de todos los bolsillos, por lo que no se tiraba ni una miga, literalmente. La receta se ha ido enriqueciendo y hoy la tomamos  junto con jamón y huevo, y con ajo claro, mucho ajo.

El truco para que este plato sepa a gloria no es otro que una cocción lenta, dejando que el pan se vaya fundiendo con el caldo y se mezclen bien todos los sabores. Para acompañar la sopa y darle un
toque moderno, es bueno acompañarla de una tosta de huevo de codorniz.

Pasos

1
Listo

Cortamos unas tostas de pan, una por comensal y el resto en rebanadas finas y a su vez en cuadrados. Reservamos.

2
Listo

Cortamos los ajos en láminas y los ponemos al fuego con un buen chorro de aceite de oliva.

3
Listo

Cuando estén los ajos un poco dorados añadimos el jamón en tacos, revolvemos un par de minutos para que se fundan bien los sabores en el aceite.

4
Listo

Agregamos el pan que habíamos cortado y volvemos a revolver bien, agregamos el pimentón, revolvemos y tras unos 2 minutos, agregamos el agua y dejamos que comience a hervir muy lentamente, casi sin llegar a ebullición, durante 30 minutos.

5
Listo

Añadimos el huevo y revolvemos para que éste se rompa y se funda con el resto de ingredientes. Probamos la sopa para añadir sal si es necesario. Reservamos la sopa.

6
Listo

Tostamos las rebanadas de pan, a las que les habremos hecho un agujero. Ponemos una cucharada de aceite de oliva en una sartén y tostamos por un lado las rebanadas. Les damos la vuelta y cascamos un huevo en el agujero que hemos abierto.  Dejamos que se cuaje lentamente la clara y retiramos las tostas.

7
Listo

Servimos la sopa en cazuelas de barro, sobre cada una colocamos una mini tosta de huevo. 

8
Listo

Trucos

Para darle más sabor, puedes usar caldo de verduras y/o pollo en lugar del agua.
Recuerden que es muy importante que la cocción sea lenta.
Si no tienes pan duro, parte el pan fresco tal como indico en la receta e introdúcelo en el horno a 200ºC durante 5 minutos, o hasta que comience a dorar.

anterior
Sudada de merluza
siguiente
Tosta de lomo, pimiento, jamón y huevo de codorniz

Deja un comentario