• Home
  • Salsas
  • Salsa yucateca de cebolla morada y chile habanero
Salsa yucateca de cebolla morada y chile habanero

Comparte esta receta:

o solamente copia y comparte este url

Ingredientes

1 cebolla morada en juliana
½ taza de vinagre
2 limones su jugo
2 chiles habaneros en juliana
1 cucharada de orégano
al gusto sal

Salsa yucateca de cebolla morada y chile habanero

Cocina:
  • 10 minutos
  • 4 personas
  • Fácil

Ingredientes

Sobre esta receta

La salsa de chile habanero, el clásico aderezo para la cochinita pibil, un platillo tradicional de carne de cerdo en el estado de Yucatán. Acompaña sabrosamente una gran variedad de comidas, pero ¡mucho ojo! Se hace con chile habanero, uno de los más picantess que hay.

En la cocina yucateca en general se emplea mucho el jugo de naranja agria, una fruta que no siempre es fácil de conseguir en otros lugares, aunque existen y no se emplean para nada, razón por la cual no la incluyo en esta receta. Sin embargo, si tienes manera de conseguir este cítrico, puedes cambiar el vinagre y el jugo de limón de esta receta por una cantidad igual de jugo de naranja agria.

La naranja agria, ampliamente utilizada en la cocina cubana, da un sabor especial a los platos de carne.

Pasos

1
Listo

Nota:

Es muy importante tomar las debidas precauciones al trabajar con los habaneros ya que estos figuran entre los chiles más picantes que existen y pueden causar mucho dolor si no se manejan adecuadamente. Nunca aspires el humo o el vapor de un chile habanero al asarlo o cocerlo y evita el contacto directo del chile con la piel al picarlo o triturarlo.

2
Listo

Si lo deseas, puedes asar el chile habanero en seco sobre un comal; de otra forma, déjalo crudo. Quita el tallo y corta el chile en tiritas muy delgadas.

3
Listo

Corta también la cebolla en rebanadas muy delgaditas. Coloca todos los ingredientes en un recipiente de cristal o de acero inoxidable y revuélvelos bien. Deja que reposen durante dos horas o más para que la cebolla se suavice y los sabores se casen.

4
Listo

Sirve tu salsa para acompañar la cochinita pibil, la carne asada, o los tacos o tostadas que gustes. Si hubieran sobras, guárdalas tapadas en el refrigerador y consúmelas dentro de unas 48 horas.

anterior
Albóndigas a la turca
siguiente
Macarrones con espárragos trigueros y chorizo

Deja un comentario