Salsa agridulce

Comparte esta receta:

o solamente copia y comparte este url

Ingredientes

175 mililitros de agua fría
150 mililitros de vinagre
60 mililitros de salsa de soya
175 gramos de azúcar blanca
25 gramos de ketchup
25 gramos de maicena

Salsa agridulce

Cocina:
  • 20 minutos
  • 8 personas
  • Fácil

Ingredientes

Sobre esta receta

La salsa agridulce es un tipo de salsa tradicional de la cocina oriental, empleada hace siglos en la misma, y que hoy en día podemos encontrar fácilmente en cualquier supermercado, ya que se ha ido empleando cada vez más en todo el mundo. Son muchos los platos que podemos a acompañar con la misma, sobre todo los platos típicos que se suelen servir en restaurantes chinos,
como son arroces, carnes y frituras. A continuación os detallamos paso a paso como preparar una rica salsa agridulce en casa.

La salsa agridulce es originaria de la cocina china y oriental, aunque hoy en día es muy empleada en casi todo el mundo. Es una salsa que se utiliza para acompañar platos tan variados como carnes, pastas, arroces o frituras.

 

 

Pasos

1
Listo

Emplearemos una olla no muy grande, de tamaño adecuado para las cantidades de ingredientes que vamos a utilizar. En ella echaremos el vinagre, el agua, la salsa de soja, el kétchup y el azúcar, y pondremos a calentar todo a fuego medio, removiendo para que se vayan mezclando todos los ingredientes.

2
Listo

Una vez que empiece a tener buena temperatura agregaremos la maicena y removeremos bien hasta que se integre con el resto de la salsa, para que no queden grumos.

3
Listo

Mantenemos a fuego medio hasta que empiece a hervir la salsa, sin dejar de remover para que no se pegue nada al fondo de la olla ni se nos formen grumos. Si queremos una salsa un poco más densa, agregaremos un poco más de maicena para que espese más la misma una vez la tengamos finalmente hecha, pero lo hacemos ahora, ya que al estar caliente absorberá bien la maicena y se mezclará bien sin formar grumos.

4
Listo

La probamos por si queremos rectificarle el punto a algún ingrediente hasta dejarla con el sabor que queramos, la retiramos del fuego y dejamos que se enfríe del todo. Cuando esté a temperatura ambiente la podemos servir, o si lo prefieres puedes emplearla en caliente, cada uno como le guste tomarla. La que nos sobre tras servirla la podemos conservar en un tarro cerrado en la nevera, allí podremos mantener esta salsa agridulce durante varios días sin problemas.

anterior
Lomo con col
siguiente
Arroz con aceitunas

Deja un comentario