Pollo a la circasiana

Comparte esta receta:

o solamente copia y comparte este url

Ingredientes

3 pechuga de pollo
1 cebolla en cuartos
1 zanahoria en rodajas
1 tallo de apio quitar las hebras y cortarlo en rodajas
2 rebanadas de pan sin corteza
4 granos de pimienta negra
1 dientes de ajo picado
200 gramos de nueces picadas
aceite de nueces
al gusto sal
al gusto pimienta negra
para adornar nueces picadas
para adornar pimentón dulce

Pollo a la circasiana

Cocina:
  • 90 minutos
  • 2 personas
  • Moderada

Ingredientes

Sobre esta receta

El pollo a la Circasiana es un plato de origen turco y muy popular en Cercano Oriente .
En esta receta el pollo se escalfa (proceso mediante el cual el pollo se sumerge en el caldo, se calienta y se va cocinando pero sin alcanzar nunca el punto de ebullición) y se sirve frío, aderezado con una salsa de nueces.

Es un plato sencillamente suculento, exquisito y muy energético, ideal para servir en días frescos o durante el invierno por su alto contenido calórico.

Circasia es una región histórica que abarcaba todo el noroeste del Cáucaso, conquistada gradualmente por los rusos y dado que eran musulmanes, los circasianos iniciaron un éxodo masivo hacia el Imperio otomano, motivo de que hoy existan comunidades circasianas en países como Siria, Jordania, Líbano o Israel, además de en la propia Turquía.

 

Pasos

1
Listo

Poner el pollo en una cazuela grande junto con la cebolla, la zanahoria, el apio y los granos de pimienta. Cubrir con agua, calentar y antes de que alcance el punto de ebullición reducir el fuego y dejar cocinando durante una hora sin tapar o hasta que el pollo esté tierno.

2
Listo

Dejar enfriar en el mismo caldo, escurrir el pollo y reservar el caldo.

3
Listo

Poner el pan en un recipiente con 6 cucharadas del caldo y remojar. Añadir el ajo, las nueces y un vaso de caldo más y triturar hasta conseguir una mezcla homogénea.

4
Listo

Verter la mezcla en un cazo y calentar a fuego bajo, ir añadiendo más caldo a la salsa, sin dejar de remover, hasta que adquiera una consistencia líquida pero con cuerpo.  Salpimentar y retirar del fuego. Dejar enfriar en el mismo cazo.

5
Listo

Trocear las pechugas, ponerlas en un plato o una fuente y cubrir con la salsa. Esparcir unas cuantas nueces tostadas con un poco de aceite por encima.  Espolvorear con pimentón y regar con el aceite de nueces.

anterior
Ensalada del pastor
siguiente
Frijoles refritos mexicanos

Deja un comentario