• Home
  • Salsas
  • Muhammara – Salsa Árabe de Pimientos y Nueces
Muhammara – Salsa Árabe de Pimientos y Nueces

Comparte esta receta:

o solamente copia y comparte este url

Ingredientes

2 Pimiento rojo pimientos morrones grandes
2 dientes de ajo grandes
70 gramos de nueces
1 rebanada de pan de molde
5 cucharadas soperas de aceite de oliva
1 limones
1 cucharadita de pimentón picante
2 cucharadas de jarabe de granada arrope o melaza de granada o en su lugar melado de caña
al gusto sal

Muhammara – Salsa Árabe de Pimientos y Nueces

Cocina:
  • 40 minutos
  • 6 personas
  • Moderada

Ingredientes

Sobre esta receta

 

Esta salsa picante de pimientos rojos y nueces proviene de la ciudad de Aleppo en Siria, aunque algunos reivindican su invención en el Líbano. Lo cierto es que este delicioso dip ha extendido su fama alrededor de todo el mundo árabe y luego alrededor del globo, siendo uno de los máximos exponentes de esta gastronomía.

Todas estas cremas o salsas típicas de la cocina árabe están estupendas, al igual que el hummus de garbanzos o el Byessar o crema de habas, pueden ser un aperitivo genial para una tarde con los amigos o como un entrante de lujo en una cena con familiares o amigos.

Sencillas de preparar, con ingredientes fáciles de conseguir y, como dicen cuando viene gente a casa, un poco exóticas pero con todo el sabor mediterráneo. Además puedes cambiar la receta a tu gusto incluyendo algún ingrediente o simplemente obviándolo, al gusto.

 

Pasos

1
Listo

Lavamos los pimientos y los disponemos sobre una bandeja con un chorro generoso de aceite de oliva extra virgen y sal gruesa. Introducimos dos dientes de ajo con su cáscara. Mejor si los colocan debajo de un pimiento morrón para protegerlos del excesivo calor.

2
Listo

Llevamos a un horno precalentado a una temperatura fuerte de unos 200° C. y los cocinamos por espacio de 25 a 30 minutos. Si es necesario vamos dando vuelta los pimientos morrones para que se tuesten de todos lados.

3
Listo

Mientras se hornean los vegetales rociamos un pan lactal o de molde con una cucharada sopera de aceite de oliva extra virgen y la tostamos sobre una sartén. Una vez tostados los pimientos, los retiramos del horno y los introducimos en una bolsa de plástico de supermercado.

4
Listo

Cerramos la bolsa y dejamos enfriar los morrones por 20 minutos. Verán como su propio vapor creará un ambiente húmedo que irá despegando su piel de la pulpa, facilitándonos enormemente la tarea de su posterior retiro. Una vez pelados los abrimos y retiramos con un cuchillo todas las semillas y las nervaduras más claras. Finalmente los cortamos en trozos para que entren en nuestra procesadora.

5
Listo

Retiramos la cáscara de los ajos y los introducimos junto con los pimimentos en la procesadora de alimentos, minipimer o licuadora. También pueden hacerlo a la antigua y machacar todo en un mortero. Luego agregamos los trozos de pan tostado y las nueces, reservándonos 5 mitades del fruto seco para la decoración final.

6
Listo

Sumamos dos cucharadas soperas de arrope, sirope o melaza de granada, que pueden ver en la imagen de abajo. Esta preparación agridulce suele conseguirse en las casas dedicadas a la venta de gastronomía árabe. El sabor que le dará a nuestro plato es realmente delicioso, pero si no lo consiguen obvien el ingrediente o tómense el trabajo de hacer un almíbar mezclando al 50 por ciento, azúcar con jugo de granada y calentarlo hasta obtener una consistencia espesa. Sumamos el jugo de un limón pequeño y salamos a gusto.

7
Listo

Finalmente condimentamos con una cucharadita de páprika picante. En realidad la receta original lleva pimienta de Aleppo, de sabor frutado y picor moderado, pero no es fácil de conseguir. También pueden usar ají molido o cualquier especie de chile que les guste.

8
Listo

Procesamos unos segundos pero no demasiado. A mi gusto es mejor que la textura sea quede algo rústica y que todavía se sientan pedacitos de nueces cuando la llevamos a la boca, pero eso está en el gusto de cada uno.

9
Listo

Solo nos resta disponer nuestra salsa sobre un plato, rociarla con un poco de aceite de oliva y decorarla con las nueces que habíamos reservado. Este dip es ideal para untarlo sobre un Pan de Pita caliente o simplemente comerlo con una galletita.

anterior
Papas rebozadas a la americana
siguiente
Aguacate relleno con ensalada de pollo

Deja un comentario