Chorizos al vino blanco

Comparte esta receta:

o solamente copia y comparte este url

Ingredientes

4 chorizos asturianos tiernos, mejor ahumados al estilo asturiano o gallego
½ litro de vino blanco
4 hojas de laurel
al gusto finas hierbas tomillo, romero, etc

Chorizos al vino blanco

  • 35 minutos
  • 8 personas
  • Fácil

Ingredientes

Sobre esta receta

Con respecto al origen de esta receta, aunque no es difícil pensar que sirviera para aprovechar chorizos que se hubiesen quedado secos o hubieran salido sosos. En toda España existen fórmulas de cocer chorizos en vino, ya sea tinto o blanco, e incluso en sidra, que por su punto ácido da un resultado delicioso.

No tiene mucha ciencia esta receta, es poner los chorizos en vino y cocerlos un rato, no hay más misterio, si acaso hay variantes entre cocer los chorizos ya cortados en porciones o enteros o añadirles otros aderezos.

En un plato tan sencillo que el resultado va a estar en función directa de la calidad del chorizo.

¿Qué chorizo recomendamos para este plato? Eso es más cuestión personal que otra cosa. Son deliciosos los chorizos tiernos y ahumados tipo asturiano, como los que se usan en la fabada, o los gallegos. Pero lo fundamental es que el chorizo sea de calidad.

¿Qué vino recomendamos? El que más te guste. Le van muy bien los vinos afrutados, con un toque dulzón, hacen una buena combinación,

¿Es mejor cocinar el chorizo en trozos o entero? No hay realmente mucha diferencia. Está claro que si lo cocinamos en trozos soltará antes su grasa y se ablandará algo antes. Hay quien sofríe ligeramente los chorizos en algo de aceite antes de cocerlos. Esto potenciará algo el sabor al añadir cierto tostadito, pero también estamos añadiendo algo más de grasa.

De todas maneras cualquier variante quedará deliciosa.

 

Pasos

1
Listo

Dividimos los chorizos en unidades, sin vienen unidos, y desechamos la cuerda.

2
Listo

Pinchamos los chorizos con un cuchillo en varios puntos para que puedan soltar la grasa en la salsa y los ponemos en una cazuela con el vino. No hace falta que queden cubiertos por completo.

3
Listo

Añadimos el laurel y las hierbas.

4
Listo

Calentamos hasta ebullición y dejamos que cuezan despacito unos 20-30 minutos, dándoles vuelta para que se hagan por igual.

5
Listo

Cuando estén hechos y hayan cambiado de color, los sacamos y los cortamos en rodajas gordas. Los ponemos nuevamente en la salsa y los mantenemos bien calientes hasta el momento de servir.

anterior
Manté, plato típico de Armenia
siguiente
Aguacate relleno con ensalada de pollo

Deja un comentario